Quién?

Mi foto
Argentina
...! "algùn lugar encontrarè"
eL pOr QuÉ

un espacio que se construye con la búsqueda de intercambios de experiencias y contenidos múltiples. La historia nos construye como seres de tiempo y nos invita al tránsito de procesos que han sido, pero han dejado rutas; la dialéctica nos permite analizar la contradicción a la que como sujetos-individuales y colectivos- nos enfrentamos; y, las bifurcaciones, nos develan el anhelo de lo múltiple, no como simples parcialidades, sino como senderos conductores, tal vez no hacia magnánimas totalidades, si, por lo menos, a las afirmaciones certeras de lo que no queremos, con la inmensa y obstinada necedad de construcciones colectivas que pongan de mil maneras en jaque la soberbia de los que no han cesado de vencer....
Nota: los escritos, literatura, libros, etc, a los que se accede en esta página son aquellos que están a la mano en la web, los que se han podido subir..todo lo que se pueda aportar, intercambiar, y proponer haganlo...
Nueva nota: que bueno que el espacio ha tenido tan buena recepción, mas de lo esperado...gracias por las criticas, aportes, consejos, debates, adjetivos calificativos copados y demás ...
Nota enero 2011: vuelve a ponerse en funcionamiento el espacio, luego de un periodo prudencial de silencio donde, básicamente, no tenía ocurrencias ... Espero reencontarme con todos los bloggeros amigos... y nuevos también. Lagrima Luna

jueves

ESCORIAL. A D.ORTEGA Y GASSET




A medida que nos aproximamos

las piedras se van dando mejor.

Desnudo, anacorético, las ventanas idénticas entre sí,

como la vida de sus monjes,

el Escorial levanta sus muros de granito

por los que no treparán nunca los mandingas,

pues ni aún dentro de novecientos años.

hallarán una arruga donde hincar sus pezuñas de azufre y pedernal.

Paradas en lo alto de las chimeneas,

las cigüeñas meditan la responsabilidad de ser

la única ornamentación del monasterio,

mientras el viento que reza en las rendijas

ahuyenta las tentaciones que amenazan entrar por el tejado.

Cencerro de las piedras que pastan en los alrededores,

las campanas de la iglesia

espantan a los ángeles que viven en su torre

y suelen tomarlos de improviso,

haciéndoles perder alguna pluma sobre el adoquinado de los patios.

¡Corredores donde el silencio tonifica la robustez de las columnas!

¡Salas donde la austeridad es tan grande,

que basta una sonrisa de mujer para que nos asedien

los pecados de Bosch y sólo se desbanden en retirada

al advertir que nuestro guía es nuestro propio arcángel,

que se ha disfrazado de guardián!

Los visitantes, la cabeza hundida entre los hombros

(así la Muerte no los podrá agarrar como se agarra a un gato),

descienden a las tumbas y al pudridero,

y al salir, perciben el esqueleto de la gente

con la misma facilidad con que antes les distinguían la nariz.


Cuando una luna fantasmal nieva su luz en las techumbres,

los ruidos de las inmediaciones adquieren psicologías criminales,

y el silencio alcanza tal intensidad,

que se camina como si se entrara en un concierto,

y se contienen las ganas de toser

por temor a que el eco repita

nuestra tos hasta convencernos de que estamos tuberculosos.

¡Horas en que los perros se enloquecen de soledad

y en las que el miedo hace girar las cabezas

de las lechuzas y de los hombres,

quienes, al enfrentarnos,

se persignan bajo el embozo por si nosotros fuéramos Satán!

Escorial, abril, 1923.






Escrito de Oliverio Girondo, en Calcomanías. Imágenes Lagrima Luna (Escorial, abril 2008)

No hay comentarios:

[intermiso]

si manar no es sólo impregnar soluciones, ni sólo cuentos,
ni tendencias invariables ni trabajos inservibles,
chorrear no es sólo generar emociones, ni indecisas pulsaciones.

si manar, no es manar como simple ser que consume y ama,
entonces resultaría por demás de delicado
detallar persona alguna que chorree

[entonces]

debe ser quien en el origen de los pensamientos
mixture el chorrear de la sangre, el mojar de los sentidos,
el mojar del propio desarrollo, el fluir de sus vocablos.

la persona que mana
sólo puede ser tal
porque lo único que mana sin morir son los pensamientos.

ni siquiera el amor mana sin cesar,
vos y yo no pecamos de inopia,
la distancia fluye, pero no silencia.
[lyd] en: http://recayentecuadrado.blogspot.com/2011/05/intermiso.html

....dos pasiones, un escritor...

....dos pasiones, un escritor...
...Julio...

Avenida Atocha

Avenida Atocha

W.B

W.B
Articular históricamente lo pasado no significa conocerlo «tal y como verdaderamente ha sido». Significa adueñarse de un recuerdo tal y como relumbra en el instante de un peligro ...

J.C

J.C
... Los cronopios, esos seres desordenados y tibios, dejan los recuerdos sueltos por la casa, entre alegres gritos, y ellos andan por el medio y cuando pasa corriendo uno, lo acarician con suavidad y le dicen: “No vayas a lastimarte”, y también: “Cuidado con los escalones.” Es por eso que las casas de los famas son ordenadas y silenciosas, mientras en las de los cronopios hay gran bulla y puertas que golpean...

E.A.P

E.A.P
“Nunca me había encontrado en una situación como aquélla, y por tanto, aquel mar tumultuoso de cabezas humanas me llenaba de una emoción deliciosamente nueva. Dejé de prestar atención a lo que sucedía en el interior del hotel para absorberme de lleno en la contemplación del exterior. Al principio mis observaciones adoptaron un cariz abstracto y general. Miraba a los transeúntes en masa y pensaba en ellos como formando una unidad amalgamada por sus características comunes. Pronto, sin embargo, descendí a los detalles y observé con minucioso interés las innumerables variedades de tipos, vestidos, aires, portes, aspectos y fisonomías.(…)Cuando las sombras de la segunda noche iban llegando, me sentí mortalmente cansado, y parándome frente al vagabundo, le miré fijamente a la cara. No pareció darse cuenta de mi presencia y reanudó su paseo, en tanto que yo permanecí absorto en aquella contemplación. “Este viejo –pensé por fin- es el tipo y el genio del crimen profundo. No quiere permanecer nunca solo. Es el hombre entre la multitud. Sería inútil seguirle, pues no lograría averiguar nada sobre él ni sobre sus hechos”