Quién?

Mi foto
Argentina
...! "algùn lugar encontrarè"
eL pOr QuÉ

un espacio que se construye con la búsqueda de intercambios de experiencias y contenidos múltiples. La historia nos construye como seres de tiempo y nos invita al tránsito de procesos que han sido, pero han dejado rutas; la dialéctica nos permite analizar la contradicción a la que como sujetos-individuales y colectivos- nos enfrentamos; y, las bifurcaciones, nos develan el anhelo de lo múltiple, no como simples parcialidades, sino como senderos conductores, tal vez no hacia magnánimas totalidades, si, por lo menos, a las afirmaciones certeras de lo que no queremos, con la inmensa y obstinada necedad de construcciones colectivas que pongan de mil maneras en jaque la soberbia de los que no han cesado de vencer....
Nota: los escritos, literatura, libros, etc, a los que se accede en esta página son aquellos que están a la mano en la web, los que se han podido subir..todo lo que se pueda aportar, intercambiar, y proponer haganlo...
Nueva nota: que bueno que el espacio ha tenido tan buena recepción, mas de lo esperado...gracias por las criticas, aportes, consejos, debates, adjetivos calificativos copados y demás ...
Nota enero 2011: vuelve a ponerse en funcionamiento el espacio, luego de un periodo prudencial de silencio donde, básicamente, no tenía ocurrencias ... Espero reencontarme con todos los bloggeros amigos... y nuevos también. Lagrima Luna

jueves

Abuelas de Plaza de Mayo


Archivo Biográfico Familiar

Reconstrucción de la Identidad de los Desaparecidos.

En 1998 Abuelas de Plaza de Mayo impulsó la creación del Archivo Biográfico Familiar con el objetivo de reconstruir la historia de vida de los desaparecidos cuyos hijos, nacidos en cautiverio o secuestrados junto con sus padres, fueron apropiados durante la última dictadura militar.
El Archivo recoge relatos de familiares, amigos, compañeros de militancia y de cautiverio de los padres y madres desaparecidos o asesinados, para preservarlos en el tiempo y garantizar el derecho de cada nieto/a a conocer su origen y su historia. Restituir la identidad de los jóvenes apropiados es también transmitirles quiénes fueron sus padres. Así, al contar la historia de sus hijos, las Abuelas desafiaron el propósito genocida de desaparecerlos.
(...)
El conjunto de entrevistas realizadas vinculadas a un grupo familiar conforma cada archivo preparado por las Abuelas para cada joven. Allí están las voces de quienes conocieron a sus padres y las fotografías -actuales e históricas- que registran personas, objetos y lugares representativos en sus historias. Se trata de un archivo biográfico familiar contenido en tres soportes: oral, escrito y fotográfico. A partir de ese conjunto de relatos vinculados a un grupo familiar es posible también elaborar su árbol genealógico y su biograma -un registro biográfico cronológico y sucinto que recoge datos de las entrevistas y está orientado a estudios cuantitativos y de investigación-.
Aunque son los nietos y nietas los destinatarios de cada archivo, al reconstruir estas historias de vida no sólo fueron recuperándose relatos e historias personales y familiares, sino también sociales y colectivos.
....
Para mas información, consultar: http://www.abuelas.org.ar/

martes

La foto salió movida


Un cronopio va a abrir la puerta de calle, y al meter la mano en el bolsillo para sacar la llave lo que saca es una caja de fósforos, entonces este cronopio se aflige mucho y empieza a pensar que si en vez de la llave encuentra los fósforos, sería horrible que el mundo se hubiera desplazado de golpe, y a lo mejor si los fósforos están donde la llave, puede suceder que encuentre la billetera llena de fósforos, y la azucarera llena de dinero, y el piano lleno de azúcar, y la guía del teléfono llena de música, y el ropero lleno de abonados, y la cama llena de trajes, y los floreros llenos de sábanas, y los tranvías llenos de rosas, y los campos llenos de tranvías. Así es que este cronopio se aflige horriblemente y corre a mirarse al espejo, pero como el espejo esta algo ladeado lo que ve es el paragüero del zaguán, y sus presunciones se confirman y estalla en sollozos, cae de rodillas y junta sus manecitas no sabe para que. Los famas vecinos acuden a consolarlo, y también las esperanzas, pero pasan horas antes de que el cronopio salga de su desesperación y acepte una taza de té, que mira y examina mucho antes de beber, no vaya a pasar que en vez de una taza de té sea un hormiguero o un libro de Samuel Smiles.

miércoles

John Reed - "Diez días que conmovieron al mundo " y "México Insurgente"

Alberto Plá, "Introducción México Insurgente" editado por el Centro Editor de América Latina, Julio 1971 (completo en bibli y archivos de lágrima)
"John Reed murió en 1919, pocos días antes de cumplir 33 años. Su corta vida está llena de actividad fecunda; su oficio de periodista lo ejerció en el más alto nivel. En sus crónicas y artículos están presentes fragmentos de procesos esenciales de su época. Como norteamericano y sobre esa sociedad, su hija de la revolución, trasunta el mismo cálido afecto y comprensión que sus otros trabajos más conocidos.(...)
Estados unidos, México y Rusia entre los años 1910 y 1919 cubren la actividad de este periodista, ganado por las luchas de las masas proletarias y campesinas para construir una sociedad mejor: ¡qué procesos para abordar con su pluma lúcida! ¿Es una novela? Puede ser. Pero también una fuente histórica, un testimonio abruptamente necesario.
Una palabra todavía sobre su "no neutralismo" frente a los procesos que vive y describe. Hasta en este punto aparece la más honesta de las actitudes, aunque no lo desarrolle como concepto sistemático. Era parte de su comprensión consciente. Porque no se puede ser neutral, ni ante lo que a cada uno nos toca vivir, ni ante el pasado que nos condiciona de una u otra manera. La objetivdad es siempre relativa. Hay que respetar los hechos, los acontecimientos tal cual se dieron. Pero hay que comprenderlos, y la comprensión significa integrarlos a algo más grande e importante que cada hecho en sí mismo. Esta objetividad en los años que le tocó vivir, era terriblemente cuestionada por la mentalidad positivista que sólo creía en el "pequeño hecho verdadero". John Reed hace historia más científica que los eruditos descarnados que sólo saben medir cantidades o precisar fechas. Sentimiento y conciencia no pueden dividirse en rebanadas como un pan.
México Insurgente nos presenta dos aspectos: lo anecdótico (un reloj le salva la vida a nuestro autor) y lo general (la revolución campesina en México). En las anécdotas podríamos extendernos y saborear sus impresiones y la forma en que pinta sus trazos firmes, claros y rápidos a algunos de sus personajes. El lector podrá deleitarse con páginas de este tipo. En lo fundamental es como si un hilo conductor englobara las anécdotas, lo englobara a él mismo en sus peripecias, en su participación directa en algunos encuentros, y siempre surgirá desde el transfondo o a flor de piel, el proceso de la revolución social en México. (....)"
.
.
.
PREFACIO DE N. KRUPSKAYA. A la primera edición rusa
DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON AL MUNDO es el título que John Reed ha dado a su asombrosa obra. Este libro describe, con una intensidad y un vigor extraordinarios, los primeros días de la Revolución de Octubre. No se trata de una simple enumeración de hechos, ni de una colección de documentos, sino de una serie de escenas vividas y a tal punto típicas, que no pueden por menos de evocar, en el espíritu de los que fueron testigos de la revolución, episodios análogos a los que ellos presenciaron. Todos estos cuadros, tomados directamente de la realidad, traducen de manera insuperable el sentimiento de las masas y permiten así captar el verdadero sentido de los diferentes actos de la gran revolución.

Se antoja extraño, a primera vista, que este libro lo haya escrito un extranjero, un americano que ignora la lengua del país y sus costumbres. Al parecer, tendría que haber caído, a cada paso, en los errores más ridículos y omitido factores esenciales.

No suelen escribir así los extranjeros sobre la Rusia soviética. O no entienden los acontecimientos, o generalizan los hechos aislados, que no siempre son típicos. Verdad es que casi ninguno fue testigo personal de la revolución.

John Reed no fue un observador indiferente. Revolucionario apasionado, comunista, comprendía el sentido de los acontecimientos, el sentido de la gigantesca lucha. De ahí esa agudeza de visión, singla cual no habría podido escribir un libro semejante.

Tampoco los rusos hablan de otro modo de la Revolución de Octubre: o bien formulan un juicio general, o bien se limitan a describir los episodios de que fueron testigos. El libro de John Reed ofrece un cuadro de conjunto de la insurrección de las masas populares tal como realmente se produjo, y por ello tendrá una importancia muy particular para la juventud, para las generaciones futuras, para aquellos a cuyos ojos la Revolución de Octubre será ya historia. En su género, el libro de John Rced es una epopeya.

John Reed está inseparablemente unido a la revolución rusa. Amaba la Rusia soviética y se sentía cerca de ella. Abatido por el tifus reposa al pie de la muralla roja del Kremlin. Quien ha descrito los funerales de las víctimas de la revolución como lo hizo John Reed, merece tal honor."
.
.
.
.
Links de descarga de los libros: http://sites.google.com/site/biblioyarchivosdelagrima/Home?pli=1

martes

¿Qué si dijera que te creo?. Testimoniales y cuerpos
de Lagrima Luna
Publicado por Pablo y colaboradores en: http://dmeloenlacalle.blogspot.com/

[intermiso]

si manar no es sólo impregnar soluciones, ni sólo cuentos,
ni tendencias invariables ni trabajos inservibles,
chorrear no es sólo generar emociones, ni indecisas pulsaciones.

si manar, no es manar como simple ser que consume y ama,
entonces resultaría por demás de delicado
detallar persona alguna que chorree

[entonces]

debe ser quien en el origen de los pensamientos
mixture el chorrear de la sangre, el mojar de los sentidos,
el mojar del propio desarrollo, el fluir de sus vocablos.

la persona que mana
sólo puede ser tal
porque lo único que mana sin morir son los pensamientos.

ni siquiera el amor mana sin cesar,
vos y yo no pecamos de inopia,
la distancia fluye, pero no silencia.
[lyd] en: http://recayentecuadrado.blogspot.com/2011/05/intermiso.html

....dos pasiones, un escritor...

....dos pasiones, un escritor...
...Julio...

Avenida Atocha

Avenida Atocha

W.B

W.B
Articular históricamente lo pasado no significa conocerlo «tal y como verdaderamente ha sido». Significa adueñarse de un recuerdo tal y como relumbra en el instante de un peligro ...

J.C

J.C
... Los cronopios, esos seres desordenados y tibios, dejan los recuerdos sueltos por la casa, entre alegres gritos, y ellos andan por el medio y cuando pasa corriendo uno, lo acarician con suavidad y le dicen: “No vayas a lastimarte”, y también: “Cuidado con los escalones.” Es por eso que las casas de los famas son ordenadas y silenciosas, mientras en las de los cronopios hay gran bulla y puertas que golpean...

E.A.P

E.A.P
“Nunca me había encontrado en una situación como aquélla, y por tanto, aquel mar tumultuoso de cabezas humanas me llenaba de una emoción deliciosamente nueva. Dejé de prestar atención a lo que sucedía en el interior del hotel para absorberme de lleno en la contemplación del exterior. Al principio mis observaciones adoptaron un cariz abstracto y general. Miraba a los transeúntes en masa y pensaba en ellos como formando una unidad amalgamada por sus características comunes. Pronto, sin embargo, descendí a los detalles y observé con minucioso interés las innumerables variedades de tipos, vestidos, aires, portes, aspectos y fisonomías.(…)Cuando las sombras de la segunda noche iban llegando, me sentí mortalmente cansado, y parándome frente al vagabundo, le miré fijamente a la cara. No pareció darse cuenta de mi presencia y reanudó su paseo, en tanto que yo permanecí absorto en aquella contemplación. “Este viejo –pensé por fin- es el tipo y el genio del crimen profundo. No quiere permanecer nunca solo. Es el hombre entre la multitud. Sería inútil seguirle, pues no lograría averiguar nada sobre él ni sobre sus hechos”