Quién?

Mi foto
Argentina
...! "algùn lugar encontrarè"
eL pOr QuÉ

un espacio que se construye con la búsqueda de intercambios de experiencias y contenidos múltiples. La historia nos construye como seres de tiempo y nos invita al tránsito de procesos que han sido, pero han dejado rutas; la dialéctica nos permite analizar la contradicción a la que como sujetos-individuales y colectivos- nos enfrentamos; y, las bifurcaciones, nos develan el anhelo de lo múltiple, no como simples parcialidades, sino como senderos conductores, tal vez no hacia magnánimas totalidades, si, por lo menos, a las afirmaciones certeras de lo que no queremos, con la inmensa y obstinada necedad de construcciones colectivas que pongan de mil maneras en jaque la soberbia de los que no han cesado de vencer....
Nota: los escritos, literatura, libros, etc, a los que se accede en esta página son aquellos que están a la mano en la web, los que se han podido subir..todo lo que se pueda aportar, intercambiar, y proponer haganlo...
Nueva nota: que bueno que el espacio ha tenido tan buena recepción, mas de lo esperado...gracias por las criticas, aportes, consejos, debates, adjetivos calificativos copados y demás ...
Nota enero 2011: vuelve a ponerse en funcionamiento el espacio, luego de un periodo prudencial de silencio donde, básicamente, no tenía ocurrencias ... Espero reencontarme con todos los bloggeros amigos... y nuevos también. Lagrima Luna

domingo

Acindar: Historias de un barrio emblemático

Sábado 15 presentamos el Blog de "Historia, identidad y perspectiva" Caso Acindar....
Próximamente, será el librillo....
Si les interesa, acá está el enlace para ver algo de como fue armandose ese proyecto..

http://www.barriosderosario.blogspot.com/




"Extracto del libro sobre la historia de Barrio Acindar Rosario.
Una historia que comienza: el Barrio Acindar de Rosario.

“Aquí se encontrará una historia que es, como en tantos casos, muchas historias arracimadas. Resultado de dos corridos de investigación y documentación no privado de errores pero sí cargado de gran empeño y sacrificio.
Nada nuevo diremos al afirmar que en la fisonomía de Acindar el más despistado de los observadores se ve obligado a detención. Quizás sea la falta del regular damero acompasado por casas dispares esperable de un barrio lejano al centro de la ciudad; quizás los centros de manzana, la pequeña rotonda, con un antiguo tanque de agua incrustado en el centro que dificulta el paso de autos y colectivos, casas chalets en el centro, que llamamos “casco histórico”, hacia un lado bloques de edificios, hacia el otro casas de una planta, una enorme edificación municipal, escuela, club, avenidas, Ov. Lagos al este, Francia en el centro y Avellaneda al oeste, las tres emblemáticas chimeneas, edificios en la intersección de Ov. Lagos y calle Acevedo, antigua entrada exclusiva al barrio, quizás. Lo que si sabemos es que en la actualidad del barrio, son estás, todas marcas físicas y espaciales acompañadas de un entramado diverso y heterogéneo de vecinos de todas las etapas históricas de este barrio.
Arribar a este barrio es llegar a un lugar claramente especial, único en la Rosario del bicentenario; ello amerita un viaje también espacial.
¿Qué datos históricos teníamos cuando arribamos al Barrio para comenzar la investigación?
En el espacio donde se levantaba el CMD Sudoeste, había funcionado hacia varias décadas una acería muy conocida no solo por los niveles de producción de acero en las décadas del 50, 60, 70, sino también porque marzo de 1974 en su sede de Villa Constitución se había producido una huelga que condujo rápidamente a un gran estallido de toma de fábricas conocido como “El Villazo”. Sabíamos también que el proyecto ACINDAR no se había generado en la soledad de un “iluminado”, sino que había surgido -al calor de una escasez nacional de acero- de la mano de las empresas constructoras Acevedo y Shaw y la Compañía de Construcciones Civiles de Aguirre y Aragón, líderes en el rubro, dentro de un contexto donde se imponía un nuevo modelo económico en la Argentina conocido con el nombre de “modelo de sustitución de importaciones”. En este contexto, el Estado argentino, comenzaba a actuar activamente dentro del sector siderúrgico, construyéndose por un lado, en dador de créditos millonarios a través de diversas vías al sector, como transferencias y subsidios, y por otro, contribuyendo a crear una franja industrial que bordeará el Paraná, desde el sur de Rosario hasta San Nicolás: el primer paso, Acindar se instalaría en Rosario, y SOMISA en Punta Argerich, a 7km de San Nicolás.


.
.
¿Qué fuimos encontrando en el terreno?
El barrio había sido planificado por un ingeniero de la planta ACINDAR en Rosario, pero no “un tal Don Arturo Acevedo” ciudadano ejemplar olvidado en los pliegues del pasado, sino “Arturo Acevedo director de la Acería Acindar S.A.” exitoso empresario hábil en los tiempos más oscuros de la Argentina. A partir de las voces de los actores, tanto ex obreros como vecinos del barrio, comienzan a asomar las huellas del establecimiento de un tipo de relación específica que se articuló entre la acería y el barrio: una fuerte relación de padrinazgo.
El barrio brindaba las fuerzas de trabajo necesarias, la acería aseguraba no solo la fuente de trabajo segura y la vivienda sino un tipo de vida caracterizada por colonias de vacaciones para los hijos, la construcción de la escuela, organización de eventos en días festivos, regalos en navidad y día del niño, entre otros.
Pero, el barrio comenzó a trazar su propia historia, dando empuje a la construcción de una vida social signada por un gran espíritu de solidaridad estimulado por la dinámica relacional de “pueblo dentro de la ciudad”, que a pesar del paso del tiempo y las variaciones, se mantendrá hasta el presente.


.
.
Avanzando en la temporalidad y en el terreno, al atravesar el umbral de la década del 80, marcado por la transición hacia la década del noventa y sus años subsiguientes, la necesidad nos hizo volver al terreno e ir en busca de los nuevos actores. Estos años que llegan cargados de cambios económicos, políticos, y sociales, fueron cruciales para nuestra investigación a los efectos de ubicar y poder entender las modificaciones que se irán dando en el barrio, sobre todo las nuevas trazas urbanas que se sumarán al “casco histórico”.
Estos serán los nuevos vecinos de Acindar, aquellos que se ubicaron en la antigua entrada del barrio, recibiendo a quienes ingresaban al barrio por Av. Ovidio Lagos, hasta la apertura en el 2001 de Av. Francia, los que fueron ubicándose en los diversos edificios de las zonas aledañas a Bv. Avellaneda, los que se situaron en la zona de Av. Francia y también, aquellos que están a lo largo del margen norte del barrio en un extenso asentamiento de precarias viviendas corriendo lindero a las vías del Ferrocarril Mitre sobre calle Cagancha.


.


.


Hoy, excepto las chimeneas, nada material de la acería permanece en pie una vez que cruzamos del pasado al presente siglo, pero todo el Barrio se erige fortalecido una vez más. Por debajo de la tierra los restos de chatarra, coladas malas y cimientos descansan, pero en la superficie un nuevo vértigo nutre las calles.
La visión de contexto nos permite vincular la escena aún a costa de reconocer que se trata de diferentes episodios. Lo que vincula indestructiblemente unos con otros es lo que le dio verdadero sentido al proyecto Acindar: su gente. Toda esta historia -acero, fábrica, ladrillos, arquitectura estilo europea, tejas, angostas calles, oleadas de habitantes, apertura de avenidas por décadas cerradas- hubiera sido imposible de reconstruir sin las voces -sus voces- de quienes construyeron y construyen está historia".


Equipo de redacción....
Imagen: Lagrima Luna

[intermiso]

si manar no es sólo impregnar soluciones, ni sólo cuentos,
ni tendencias invariables ni trabajos inservibles,
chorrear no es sólo generar emociones, ni indecisas pulsaciones.

si manar, no es manar como simple ser que consume y ama,
entonces resultaría por demás de delicado
detallar persona alguna que chorree

[entonces]

debe ser quien en el origen de los pensamientos
mixture el chorrear de la sangre, el mojar de los sentidos,
el mojar del propio desarrollo, el fluir de sus vocablos.

la persona que mana
sólo puede ser tal
porque lo único que mana sin morir son los pensamientos.

ni siquiera el amor mana sin cesar,
vos y yo no pecamos de inopia,
la distancia fluye, pero no silencia.
[lyd] en: http://recayentecuadrado.blogspot.com/2011/05/intermiso.html

....dos pasiones, un escritor...

....dos pasiones, un escritor...
...Julio...

Avenida Atocha

Avenida Atocha

W.B

W.B
Articular históricamente lo pasado no significa conocerlo «tal y como verdaderamente ha sido». Significa adueñarse de un recuerdo tal y como relumbra en el instante de un peligro ...

J.C

J.C
... Los cronopios, esos seres desordenados y tibios, dejan los recuerdos sueltos por la casa, entre alegres gritos, y ellos andan por el medio y cuando pasa corriendo uno, lo acarician con suavidad y le dicen: “No vayas a lastimarte”, y también: “Cuidado con los escalones.” Es por eso que las casas de los famas son ordenadas y silenciosas, mientras en las de los cronopios hay gran bulla y puertas que golpean...

E.A.P

E.A.P
“Nunca me había encontrado en una situación como aquélla, y por tanto, aquel mar tumultuoso de cabezas humanas me llenaba de una emoción deliciosamente nueva. Dejé de prestar atención a lo que sucedía en el interior del hotel para absorberme de lleno en la contemplación del exterior. Al principio mis observaciones adoptaron un cariz abstracto y general. Miraba a los transeúntes en masa y pensaba en ellos como formando una unidad amalgamada por sus características comunes. Pronto, sin embargo, descendí a los detalles y observé con minucioso interés las innumerables variedades de tipos, vestidos, aires, portes, aspectos y fisonomías.(…)Cuando las sombras de la segunda noche iban llegando, me sentí mortalmente cansado, y parándome frente al vagabundo, le miré fijamente a la cara. No pareció darse cuenta de mi presencia y reanudó su paseo, en tanto que yo permanecí absorto en aquella contemplación. “Este viejo –pensé por fin- es el tipo y el genio del crimen profundo. No quiere permanecer nunca solo. Es el hombre entre la multitud. Sería inútil seguirle, pues no lograría averiguar nada sobre él ni sobre sus hechos”