Quién?

Mi foto
Argentina
...! "algùn lugar encontrarè"
eL pOr QuÉ

un espacio que se construye con la búsqueda de intercambios de experiencias y contenidos múltiples. La historia nos construye como seres de tiempo y nos invita al tránsito de procesos que han sido, pero han dejado rutas; la dialéctica nos permite analizar la contradicción a la que como sujetos-individuales y colectivos- nos enfrentamos; y, las bifurcaciones, nos develan el anhelo de lo múltiple, no como simples parcialidades, sino como senderos conductores, tal vez no hacia magnánimas totalidades, si, por lo menos, a las afirmaciones certeras de lo que no queremos, con la inmensa y obstinada necedad de construcciones colectivas que pongan de mil maneras en jaque la soberbia de los que no han cesado de vencer....
Nota: los escritos, literatura, libros, etc, a los que se accede en esta página son aquellos que están a la mano en la web, los que se han podido subir..todo lo que se pueda aportar, intercambiar, y proponer haganlo...
Nueva nota: que bueno que el espacio ha tenido tan buena recepción, mas de lo esperado...gracias por las criticas, aportes, consejos, debates, adjetivos calificativos copados y demás ...
Nota enero 2011: vuelve a ponerse en funcionamiento el espacio, luego de un periodo prudencial de silencio donde, básicamente, no tenía ocurrencias ... Espero reencontarme con todos los bloggeros amigos... y nuevos también. Lagrima Luna

martes

Fotografías y Cadencias I. El Aura Rayuela




(el proyecto: saco fotos de a ratos, no soy fotógrafa. Pero, saco fotos de a ratos.
A veces estacionan un tiempo, otras las publico inmediatamente, otras las descarto. 
A veces, las vuelvo a ver, me las choco, las encuentro, y siguen surgiendo palabras al respecto.
Se improvisa, se entrelazan palabras, como una melodía que nace, junto con la imagen.
Esas son las cadencias, mis cadencias. Lagrima)

El aura rayuela

Rayuela, Oliveira, la Maga.

Capítulo 7, capítulo 62, Capítulo .. Esos derivan siempre en algo. Uno en pasión, amor, regalo. El otro en un libro, otro libro, no en Rayuela, en teorías, en escribir ..

Deriva en muchas cosas. Cada capítulo puede llevarnos hacia otras dimensiones, estados, lugares, personas, sensaciones.

Lo cierto es que, mi primera vez, ¿quien sabe cuando fue?

Leí rayuela muchas veces.

La leí por una amiga que profesó algo así como un estado de frenesí religioso con el libro.

Lo leí a través de ella, de sus citas regaladas, de sus reflexiones, de su agonía por la historia.

Lo leí a través de su mirada.

Un amigo, bueno, un hombre, ambas cosas, que se le asemejaba a Julio Cortázar tanto como Julio se le asemejaba a él -si pudiéramos desprendernos se esa temporalidad lineal impuesta por occidente- me leyó un capítulo en una cocina un tanto pequeña, precaria, suspendidos en el piso, tras la puerta -si alguien entraba distraído quedamos adheridos a la pared de un golpe- pero casi podríamos decir, un escenario símil en que Maga y Olivera se encontraban, o en los que Club se reunía, y etc.

Las preguntas que podrían ir construyéndose son miles: ¿qué nos llevó a la cocina? ¿Qué capítulo? ¿Quien era este sujeto? ¿Fue la primera vez que lo leíste? Ya. Y más.

El punto era que si bien no era la voz de este argentino afrancesado, que tenía muy mala pronunciación del español, era como escucharlo a Julio. Se desarrollaba una inmensidad en ese relato, un tono, una seducción, un tono poco habitual: en definitiva era un Cortázar ... o nuevamente, Córtazar años antes lo había predecido y, de modo que, copiado.


Abrió el libro, leyó el capítulo, levanto la vista y me dijo: "en rayuela ...." y nuevamente, leí rayuela a través de su teoría, un poco literaria, un poco filosófica. Un hombre con una vida no transcripta en una novela, sino un hombre con una vida que es en si misma una novela, y el es el protagonista. Pero no es Oliveira. Por suerte.


Después llegó la amiga que viajo a Paris, y bajo el brazo, llevo un cuaderno donde había apuntado cada rincón, calle, lugar que Cortázar había señalado en el libro. Ella es una artista, ¿cómo podía visitar París, amando ese libro, sin darle una pincela de colores al paseo por la ciudad de las ciudades?

Estuvo la amiga que también, no respondiendo a modas ni estereotipos me miro y entre mate y mate, me dijo "será fantástico, pero a mí no me fascinó ni un poco"

En algún momento de todos estos años, también hubo otros dos hombres que se vincularon y me vincularon de modo directo con lo que ya estaríamos tentados a decir "mundo rayuela".

Uno de ellos, diestro en el arte de los regalos, me regalo para un 6 de octubre, la edición que tanto anhelaba, ésta ya casi fiel amante del "mundo rayuela", junto con Jazzuela ... si.
La música que se escucha por esas páginas, y que sin duda, era la música que escuchaba Cortázar.

Cabe decir que mi frenesí ante tanto fetiche cumplido llegaba al punto del orgasmo más materialista del que pueda ser responsable.

Pero, he aquí, que otro hombre me aclaro que no leería nunca ese libro enroscado; quería vivir algo más simple. No le gustaba el supuesto enrosque de Rayuela.

Me creía demente: creyó que mi presente empalmaba con ese libro, creyó que mi complejidad y falta de claridad en sentimientos y ética de aquellos días eran responsabilidad de Julito.

¿Sería así?

Definitvamente, NO.

Pero, y volviendo al hilo, esas fueron también maneras de leer Rayuela... mil focos para mirar ese libro.

Leí rayuela alguna vez.

Releí rayuela otras tantas y en versiones diferentes, la pensé, critiqué, re-elabore, a partir de las lecturas de otros. Y al día de hoy puedo decir que no se si es el libro o su autor el que me define entre otras tantas lecturas y situaciones.

No se si me enamoré de Julio o de Rayuela, de los personajes, de alguna persona vinculada al libro, del escenario Paris.


Si, creo que hay una aura de Rayuela que a muchos nos atrapa, que a mí me atrapó. Mis 5 días en Paris se definieron –entre tantas sensaciones y artistas- por la búsqueda del aura de Rayuela, mis trayectos impuestos para obligarme a pasar una y otra, y otra y otra vez por el Pont des arts, para buscarlo a Julio, a la Maga y a Oliveira ...
Rememorar el libro, sentirlo, dejarlo ser en mi cuerpo, en la mente, y tal vez, para que me atrape Paris y no me suelte ...
 
así fue


Texto e imagen: Lagrima Luna


No hay comentarios:

[intermiso]

si manar no es sólo impregnar soluciones, ni sólo cuentos,
ni tendencias invariables ni trabajos inservibles,
chorrear no es sólo generar emociones, ni indecisas pulsaciones.

si manar, no es manar como simple ser que consume y ama,
entonces resultaría por demás de delicado
detallar persona alguna que chorree

[entonces]

debe ser quien en el origen de los pensamientos
mixture el chorrear de la sangre, el mojar de los sentidos,
el mojar del propio desarrollo, el fluir de sus vocablos.

la persona que mana
sólo puede ser tal
porque lo único que mana sin morir son los pensamientos.

ni siquiera el amor mana sin cesar,
vos y yo no pecamos de inopia,
la distancia fluye, pero no silencia.
[lyd] en: http://recayentecuadrado.blogspot.com/2011/05/intermiso.html

....dos pasiones, un escritor...

....dos pasiones, un escritor...
...Julio...

Avenida Atocha

Avenida Atocha

W.B

W.B
Articular históricamente lo pasado no significa conocerlo «tal y como verdaderamente ha sido». Significa adueñarse de un recuerdo tal y como relumbra en el instante de un peligro ...

J.C

J.C
... Los cronopios, esos seres desordenados y tibios, dejan los recuerdos sueltos por la casa, entre alegres gritos, y ellos andan por el medio y cuando pasa corriendo uno, lo acarician con suavidad y le dicen: “No vayas a lastimarte”, y también: “Cuidado con los escalones.” Es por eso que las casas de los famas son ordenadas y silenciosas, mientras en las de los cronopios hay gran bulla y puertas que golpean...

E.A.P

E.A.P
“Nunca me había encontrado en una situación como aquélla, y por tanto, aquel mar tumultuoso de cabezas humanas me llenaba de una emoción deliciosamente nueva. Dejé de prestar atención a lo que sucedía en el interior del hotel para absorberme de lleno en la contemplación del exterior. Al principio mis observaciones adoptaron un cariz abstracto y general. Miraba a los transeúntes en masa y pensaba en ellos como formando una unidad amalgamada por sus características comunes. Pronto, sin embargo, descendí a los detalles y observé con minucioso interés las innumerables variedades de tipos, vestidos, aires, portes, aspectos y fisonomías.(…)Cuando las sombras de la segunda noche iban llegando, me sentí mortalmente cansado, y parándome frente al vagabundo, le miré fijamente a la cara. No pareció darse cuenta de mi presencia y reanudó su paseo, en tanto que yo permanecí absorto en aquella contemplación. “Este viejo –pensé por fin- es el tipo y el genio del crimen profundo. No quiere permanecer nunca solo. Es el hombre entre la multitud. Sería inútil seguirle, pues no lograría averiguar nada sobre él ni sobre sus hechos”